20 mitos católicos referentes al Cristianismo Evangélico (Parte I)

Por: Daniel Sapia

Ciertas creencias tradicionales, transmitidas de boca en boca, escuchadas en los pasillos y hasta muchas veces presentadas y mencionadas por catequistas (comprobado personalmente en foros públicos de debate), han tomado un estado de cuasi-verdad revelada, a causa de su continua, prolija e insistente repetición, a lo largo del tiempo.

Muchos podrían repetir tales creencias por encontrarlas particularmente útiles para sus personales intereses, indirectamente como forma de “defensa” de la Institución religiosa que predican. Ayuda a la consecución de esta práctica el poco interés de la persona por tratar el tema de manera honesta y objetiva, analizando el grado de “fábula” que la creencia tradicional podría conllevar: -“Si ayuda a sustentar lo que deseo creer, entonces mucho de cierto debe tener… y si tantos lo repiten ¿por qué no repetirlo también…?”, pensarán algunos.

En este artículo se presentan algunas de estas tradicionales creencias, con un breve comentario acerca de la veracidad de cada una de ellas. Quienes aún hoy creyéndolas y repitiéndolas deseen actuar con objetividad y honestidad, seguramente no dejarán de considerar lo aquí expuesto, si no para corregir al que la diga, al menos para ser prudentes al momento de sumarse a la errónea repetición tradicional.

Es mi anhelo que este trabajo resulte al lector de utilidad y de edificación espiritual, compartido no con fines de contienda o discriminación, sino de unión entre todos los que verdaderamente amamos a Cristo Jesús, Señor nuestro. Sea Su nombre bendito por los siglos.

  1. «Los Protestantes»

(Una gran bolsa, en donde todo se mezcla)

Es normal que el Católico coloque en la bolsa de “los Protestantes” a diferentes denominaciones eclesiales, aunque estas conlleven implícitas y explícitas diferencias doctrinales entre si, cayendo en un “rejunte” totalmente heterogéneo que inhabilita para todo propósito su conjunta consideración. No obstante esto, el “rejunte” sucede, por ignorancia, por desinterés o -por qué no- por conveniencia. Si bien los Cristianos Evangélicos (“Los Evangelistas”) pueden ser considerados “Protestantes”, NO TODOS los denominados Protestantes son Cristianos Evangélicos. Ejemplos de Denominaciones NO Evangélicas son: Iglesia de los Santos de los Últimos Días (Mormones), Testigos de Jehová, Adventistas del Séptimo Día, Iglesia Universal del Reino de Dios, etc.[*]. En este sentido, una cosa es decir “Los Protestantes afirman…” a decir “Los Cristianos Evangélicos afirman..”, cosa que, por cierto, pocos se toman el trabajo de aclarar (tal vez por desconocimiento). Existe tanta igualdad de criterio entre los “Protestantes Testigos de Jehová” y los “Protestantes Bautistas (Cristianos Evangélicos)” como la que existe entre los “Cristianos Católicos” y los “Cristianos Adventistas”… Por eso, cuando escuchemos la expresión: -“Los Protestantes dicen….”, habría que ver de cuáles “Protestantes” habla. Cuando alguien echa mano a “la bolsa”, lejos de aclarar, confunde. Y tal vez justamente esa sea la intención, porque… “A río revuelto, ganancia de pescador”.

[*] La mención conjunta de estas denominaciones eclesiales no implica ni sugiere que exista entre ellas alguna similitud o comparación de sentido teológico, ni tampoco insinúa alguna equiparación respecto a la validez del mensaje que predican.

  1. 2.«El Protestante se fue de la Iglesia Católica porque la desconocía. Ya lo dice la frase popular: “Católico ignorante, seguro Protestante”…»

Lo primero que se me ocurre es imaginar lo duro que debe ser para un Católico que ama a su Institución el saber que alguien salió de ella teniendo reales y justificados motivos para hacerlo. Para eludir esta probable (y poco deseada) circunstancia, lo más sencillo es desacreditar al sujeto respecto de sus conocimientos sobre la Santa Madre Iglesia. Lo curioso es que cuando quien sale es un sacerdote ordenado, este argumento ya no funciona, y entonces se esgrime otra variedad ad hoc, como que se volvió loco o apostató de su fe “por una pollera”. En mi caso particular ASEGURO que conozco más de la Iglesia de Roma ahora, que mientras pertenecía a ella (durante 32 años). Y esta circunstancia, lejos de ser un factor de “arrepentimiento” por la decisión tomada, a contribuido a confirmar lo acertada de la misma. Es más, hasta me atrevería a decir que MUCHOS han salido de la Iglesia Católica Romana precisamente por haberla conocido, habiendo contrastado sus enseñanzas, dogmas y tradiciones con lo que la Biblia enseña.

  1. «Los “Evangelistas” son nuestros “hermanos separados”…»

Esta expresión en el fondo conlleva no poco sentido peyorativo, aún a pesar de ser manifestada con buena intención. El Cristiano Evangélico es principal y fundamentalmente “CRISTIANO”, y como tal su anhelo y esperanza es estar unido a Cristo, no considerando necesario ni mucho menos prioritario o imprescindible el someter su vida espiritual a ningún jerarca religioso terrenal. En realidad quien “separa” es la Iglesia de Roma, quien abiertamente afirma que “fuera de ella no hay salvación”(Catecismo 846) y que además cataloga de hereje a todo fiel que no acate sus disposiciones doctrinales [*]. Y si de la Iglesia de Cristo hablamos, más bien los “separados” son quienes han decidido seguir mandamientos y tradiciones de hombres antes que obedecer lo revelado por Dios en la Escritura.

[*] Se llama herejía la negación pertinaz, después de recibido el bautismo, de una verdad que ha de creerse con fe divina y católica, o la duda pertinaz sobre la misma…” (Catecismo 2089)

  1. «El “motor” de la fe del Protestante es su anti-catolicismo…»

Si hablamos del Cristianismo Evangélico, pues, nada más lejos de la realidad. El centro de nuestra fe es Cristo y el motor que nos impulsa a predicar el Evangelio es el anhelo de llevar libertad en Cristo, especialmente a quienes creen otros evangelios, generalmente acomodado a los intereses particulares de su Institución religiosa. Esta actitud de exhortación -para algunos criticable- ya la recomendaba el apóstol Pablo a su discípulo Timoteo, cuando le decía: “Te encarezco que… prediques la Palabra, que instes a tiempo y fuera de tiempo. Redarguye, reprende, exhorta, con toda paciencia y doctrina” (2 Timoteo 4:2). Es probable que lamentablemente existan personas que prediquen a Cristo por mera contienda, pero esto no habilita a suponerlo como regla general. En resumen, el Cristiano Evangélico predica el Evangelio por amor, aunque sin negociar la verdad, exponiendo, de ser necesario, las falsas doctrinas que apartan a las almas del sencillo mensaje de Salvación en Cristo. Y si realmente lo hiciera “en contra de”, lo más razonable sería entonces que callara su verdad para que “su enemigo” permanezca en oscuridad espiritual, en lugar de predicarle la Biblia para que encuentre libertad y salvación en Cristo (aún a pesar del potencial riesgo que implica hacerlo…)

  1. «El Evangélico proselitista desea robarle la fe al católico…»

El Cristiano Evangélico predica a Cristo, no a su particular denominación religiosa. En este sentido, él no desea robarle la fe a nadie, ni necesita hacerlo. Como discípulo de Cristo este Cristiano predica el Evangelio de la gracia de Dios en el sacrificio vicario y redentor del Mesías, a toda criatura, y cuando se dirige al pueblo Católico Romano, muy probablemente le advierte sobre las falsas doctrinas y tradiciones, ajenas y hasta contrarias al mensaje bíblico, que en su Institución se enseña. En esta misma línea, es tan erróneo decir que el Cristiano Evangélico desea “robarle la fe” al Católico como erróneo sería suponer que el apóstol Pablo deseaba “robársela” a los paganos Gentiles o el apóstol Pedro deseaba “robársela” al pueblo Judío.

  1. 6.«El Evangélico «Protestante» odia al católico…»

Atroz mentira de Satanás. El Cristiano Evangélico no odia a nadie, mucho menos al fiel católico. Odia al pecado, causa del sacrificio vicario de Cristo. Si en realidad el Cristiano Evangélico “odiara” al católico, creyendo estar predicando la “verdad que hace libre” (Juan 8,32), lo más lógico sería que SE LA OCULTE a “su enemigo”, en lugar de predicársela, incluso siendo frecuentemente causa de no pocos sinsabores, circunstancia ya mencionada en el punto 4 de esta serie.

  1. «Las Sectas Protestantes fueron creadas hace apenas 500 años…»

Haciendo la diferenciación previa que se enuncia en el punto 1, es justo decir que no hubo “creación” de una nueva FE, sino más bien un popular y masivo resurgimiento de “la fe una vez dada a los santos”(Judas 1:3). Que producto de esto se formen diferentes comunidades eclesiales que pregonen esa misma fe no las constituye necesariamente por ello en una nueva “religión”. La Fe que se predica es la misma de la Sagrada Escritura, la cual no tiene “apenas 500 años”. ¿Dónde estuvieron estas personas durante 1500 años? Pues, formando parte de muchas comunidades eclesiales como los Valdenses, Hugonotes, Hussitas, Quakéros, Lolardos, etc., o incluso, por que no, hasta dentro mismo de la Institución Católica Apostólica Romana.

  1. «Las Biblias Protestantes poseen una traducción acomodada y tendenciosa…»

Esto no es cierto. Y hasta me atrevería a afirmar que las traducciones “protestantes” de la Biblia al Español son de superior calidad literaria y fidelidad al texto mayoritario que las propias Biblias católicas. Y más aún: una de las primeras Biblias católicas en español fue la traducida por Monseñor Félix Torres Amat en 1884, desde el texto de la Vulgata Latina (de Jerónimo). Pues esta versión católica posee un sorprendente grado tendencioso de ideas pro-católicas (por demás evidentes, incluso frente  a otras versiones católicas) en los innumerables agregados -señalados en letra bastardilla- de puño del mismo Torres Amat. Sirva el presente ejemplo como botón de muestra. El primero desde la versión Biblia de Jerusalén (católica) y el segundo de la mencionada versión española de Mons. Torres Amat:

“Pues habéis sido salvados por la gracia mediante la fe; y esto no viene de vosotros sino que es don de Dios; tampoco viene de las obras, para que nadie se gloríe. En efecto, hechura suya somos: creados en Cristo Jesús, en orden a las buenas obras que de antemano dispuso Dios que practicáramos” (Ef. 2:8-10, Biblia de Jerusalén)

“Porque de pura gracia habéis sido salvados por medio de la fe, y esto no viene de vosotros: siendo que es un don de Dios. Tampoco en virtud de vuestras obras anteriores, puramente naturales, para que nadie pueda gloriarse. Por cuanto somos hechura suya en la gracia, como lo fuimos en la naturaleza, criados en Jesu-Christo para obras buenas, preparadas por Dios desde la eternidad para que nos ejercitemos en ellas y merezcamos la gloria.” (Ef. 2:8-10, La Sagrada Biblia, Mons. Torres Amat. Comentarios agregados por el traductor, en color azul)

La única versión de la Biblia en español cuya traducción es tan corrupta que ni siquiera merece llamarse “Biblia” es la de los Testigos de Jehová, denominada “Traducción del Nuevo Mundo de las Santas Escrituras“. Del resto, la mayoría, en mayor o menor medida, son útiles para comprender el sentido correcto de la Revelación de Dios. Y las traducciones “protestantes” (Reina-Valera a la cabeza), lejos de poder ser consideradas “corruptas o acomodadas”, me atrevo incluso a decir que están muy por delante de las traducciones católicas en cuanto a fidelidad y confiabilidad textual.

No es menester del presente punto el mencionar la exclusión de los (7) libros apócrifos, tema tratado oportunamente en estudios independientes y específicos.

  1. «El Protestante “Sola Fe” desprecia las buenas obras…»

Por supuesto no es cierto. Lo que el Cristiano Evangélico cree es que sus buenas obras son consecuencia de la Salvación recibida a causa de su Nuevo Nacimiento espiritual en Cristo, y no un medio para MERECER dicha salvación. Por eso jamás despreciaría el buen obrar, pues este, ni más ni menos, es el testimonio fáctico de su nueva identidad como hijo de Dios. Dicho de otra manera: para el Cristiano Evangélico sus buenas obras tienen un significado especialmente importante, pues es testimonio del cumplimiento de la Palabra de Dios respecto a lo que dispuso de antemano, para que sus hijos practicaran… (Efesios 2:10). Lo que el Cristiano Evangélico NO HACE es darle a las Buenas Obras valor de “moneda de pago” por la Salvación eterna.

  1. «El Protestante Evangélico no cree en la virgen María…»

¿Cómo no creer en alguien que la misma Biblia nombra, menciona, expone..? Por supuesto que el Cristiano Evangélico cree en la virgen María, pero no lo hace con las prerrogativas con que la adorna la fe Católica romana, sino que lo hace en función a lo que la Palabra de Dios revela: una joven virgen hebrea, temerosa de Dios y obediente a Sus designios, dichosa y bienaventurada como ninguna, elegida por Dios mismo para encarnar humanamente a Su unigénito Hijo Jesucristo. Lo que el Cristiano Evangélico no cree, son los adicionales místicos sobrenaturales que le adjudica la teología católica, ajenos a la Sagrada Escritura.

Tomado de Conoceréis la verdad

Puedes leer la Segunda Parte en este enlace.


También le puede interesar:

¿Es María la ‘madre de la Iglesia’?

5 Problemas con la Confesión Católica Romana

Marcar como favorito enlace permanente.

Un comentario

  1. Estimado ALIANJESUS:

    He leído su publicación y me ha parecido muy interesante, muy bien argumentada y explicita. No es mi intención con este cometario rebatir sus puntos de vista, aunque me gustaría señalar algunas cosas que me parecen interesantes sobre sus ideas:

    1. «Los Protestantes»
    (Una gran bolsa, en donde todo se mezcla)

    Esto en mi opinión ha sido más una consecuencia histórica que una tendencia católica. Véase que desde un punto de vista no religioso también se suelen agrupar a los protestantes en la misma “gran bolsa” y muchas veces es porque comparten un mismo punto de partida en la cronología histórica, donde con el tiempo habrían ido surgiendo más y más, y en mi opinión, lamentablemente cada vez más denominaciones, a veces con muy pequeñas diferencias doctrinales, y otras veces con diferencias abismales. Creo que se podría culpar a la Iglesia Católica de la reforma protestante, pero ya no de la disgregación doctrinal actual.

    8. «Las Biblias Protestantes poseen una traducción acomodada y tendenciosa…»
    (…las traducciones “protestantes” de la Biblia al Español son de superior calidad literaria y fidelidad al texto…)

    En este punto es donde más discrepo de su opinión. Le diré que su argumento sobre la traducción de Monseñor Félix Torres Amat 1884 puede tener toda la validez, pero no puede ser absoluto. A mí en lo personal no me gusta referirme a biblias protestantes y católicas. Considero que la Reina-Valera es todo un referente de las traducciones al español. Sin embargo por citar una, la conocida como Versión Popular (Dios Habla Hoy) considero que es una traducción muy bien lograda y accesible al lector común, con una traducción dinámica utilizando fuentes de probada fiabilidad (texto masorético, fuentes críticas en griego), con una edición muy bien provista de notas al pie para esclarecer todo tipo de argumentos (traducciones difíciles, diferencias entre fuentes, etc.) Esta traducción fue realizada por biblistas de diversas confesiones cristianas. No soy biblista ni experto en el tema, pero me ha parecido que intenta acercarse lo más posible al texto original.

    Saludos cordiales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *