12 Maneras en que el Pecado te Ayuda a Entender La Biblia

Por David Murray

¿Existe una mayor ayuda para interpretar y comprender la Biblia que un profundo sentido del pecado de uno mismo?

  1. Cuando siento mi pecaminosidad, estoy mucho más motivado para escudriñar las Escrituras por la gracia para ayudar a mi momento de necesidad.
  2. Cuando soy convencido de mi pecado, dudo de mi propia sabiduría y confío más en el Espíritu Santo.
  3. Cuando veo a mi pecado, entiendo mejor el carácter de Dios – Su santidad aterradora y Su amor refrescante.
  4. Cuando soy confrontado con mi inhabilidad pecaminosa, no tengo dudas sobre mi necesidad de la gracia electiva soberana.
  5. Cuando comprendo cuan malvadas son mis mejores obras, la salvación por la fe sin obras es fascinante y absolutamente convincente.
  6. Cuando estoy totalmente convencido, todos los nuevos puntos de vista sobre la justificación se ven ridículas y me da una visión mucho más profunda en la antigua y siempre nueva del punto de vista de la justificación por la fe solamente.
  7. Cuando lloro mi muerte espiritual, la resurrección de Cristo no es sólo una doctrina, sino mi única fuente de vida.
  8. Cuando siento mi culpa inconmensurable, no tengo ninguna dificultad en comprender la existencia y eternidad del infierno.
  9. Al absorber la enormidad de mi enemistad, la sustitución no es una teoría de la expiación, sino mi única y apasionante esperanza.
  10. Cuando veo la falta de credibilidad de mi corazón y de mi mente, la infalibilidad de la Escritura se convierte en una cuestión de vida o muerte.
  11. Cuando percibo el engaño de mi propio corazón, entiendo mucho mejor la forma de ministrar la Palabra a otros corazones similares.
  12. Cuando contemplo la fealdad y bajeza de mi pecado, mis ojos se abren para contemplar más de la gloria y la belleza de Cristo.

Un profundo sentido de pecado da una visión profunda de las cosas profundas de la Biblia


También le puede interesar:

Infografía sobre la Doctrina de la Trinidad

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *